Castillo del Terror 2010



Reseña Arena Naucalpan
Jueves 4 de noviembre de 2010
Texto: Diego Mejía Eguiluz
Fotos: José Lázaro Rodríguez

El Grupo Internacional Revolución celebró una edición más del ya tradicional y esperado Castillo del Terror. Doce enmascarados entraron la mortal jaula exponiendo su incógnita. El ganador elevaría sus bonos, mientras que para el perdedor podía significar el final de su carrera.

En esta nueva edición participaron Máscara Año Dos Mil júnior, Hijo de Cien Caras, Oficial AK-47, Oficial 911, Trauma I, Hijo de Aníbal, Alan Extreme, Centauro, Arlequín Negro, Comando Negro, Carta Brava júnior y el Hijo del Pirata Morgan.

De acuerdo a las reglas, los doce luchadores deberían combatir entre sí durante diez minutos; transcurrido este tiempo sonaría un silbatazo indicando que ya podían intentar escapar por arriba del enrejado.

Al luchar regularmente en equipo, tanto los Primos Dinamita como los Oficiales tenían ventaja por sobre los otros ocho contendientes, quienes no debían confiarse de las alianzas que les proponían, pues en cualquier momento podría ocurrir una traición.

Hijo de Aníbal e Hijo de Pirata Morgan buscaron en todo momento el pique con el Hijo de Cien Caras y Máscara Año Dos Mil júnior, tratando de aprovechar la jaula para definir las rivalidades que arrastran desde hace varios meses.

Antes de que transcurrieran los diez minutos reglamentarios, Comando Negro ya tenía su máscara rota, y a Centauro le habían aflojado las agujetas de su capucha.
Una vez que sonó el silbatazo, Alan Extreme, señalado por varios aficionados como uno de los favoritos para perder, logró alcanzar la cima y ser el primero en salvarse de la quema (pese a que era el favorito de muchos para perder, debido a su inexperiencia en este tipo de encuentros). Apenas transcurrieron un par de minutos, e impulsado por su compañero 911, AK-47 se escapó de la jaula, pero se quedó cerca del cuadrilátero por si el otro Oficial se metía en problemas.

El tercero en salvar su incógnita fue el Trauma I, que esquivó a tiempo al Centauro para lograr escalar la jaula. Mientras otros ocho gladiadores continuaban combatiendo entre sí, buscando minar la resistencia de sus adversarios, Centauro aprovechó que nadie lo veía y puso pies en polvorosa; para cuando los demás se dieron cuenta, era muy tarde para impedir su huida. Carta Brava júnior se dio cuenta del desconcierto de todos, y ni tardo ni perezoso se convirtió en la quinta máscara en salvarse.

Para sorpresa de todos (luchadores incluidos), Comando Negro atrapó en un abrazo del oso invertido al Arlequín Negro y se dejó caer de rodillas para aplicarle un martinete que resultó fulminante. Mientras el fúnebre Arlequín se convulsionaba en el centro del ring, los demás gladiadores vieron la oportunidad perfecta para huir y casi al mismo tiempo escalaron la jaula. Comando Negro tuvo un último destello de viveza y tardó un segundo más en abandonar el enrejado, resultando así el ganador de la máscara del Arlequín Negro.

El réferi Rubinsky y el médico en turno subieron al cuadrilátero para asistir al derrotado, y una vez que lo estabilizaron lo despojaron de su máscara.

Arlequín Negro dijo llamarse Jorge Hernández Gómez, ser originario de Michoacán y tener ocho años de luchador profesional. Mientras el Comando Negro recibía su trofeo, de vestidores salió el Pirata Morgan y junto con su hijo atacaron sin piedad a unos cansados Capos. Fue necesario que los elementos de seguridad de la arena los separaran.

En el duelo semifinal, Joe Líder y Crazy Boy se midieron al Doctor Cerebro y Cerebro en un combate extremo en jaula y encadenados. Para poder ganar, los contendientes deberían llegar a lo alto de la jaula y arrancar una de las llaves que colgaban para abrir el candado que los sujetaba a la cadena.

Los de DTU trataron de madrugar a los Cerebros, pero éstos no se amedrentaron y respondieron de manera efectiva el ataque. Los cuatro se valieron tanto de las cadenas, como de tablas, mesas, sillas, la escalera y lámparas de neón para castigarse.

Conforme transcurría la batalla, los Cerebros sufrieron heridas en la frente y pronto estuvieron tintos en sangre. Joe Líder y Crazy Boy, por su parte, no se fueron limpios y en varias ocasiones fueron castigados con laminazos, así como azotados contra la escalera, que terminó rota.

Joe Líder y Cerebro Negro fueron los primeros en escapar de la jaula, pero pronto regresaron para auxiliar a su respectivo compañero. Posteriormente, Joe Líder intentó huir de nuevo y fue alcanzado por Doctor Cerebro, quien no lo regresó al ring, sino que lo hizo caer de lo alto de la jaula, lastimándole un hombro y una pierna. Mientras el galeno escapaba, Crazy Boy roció una tabla con gasolina y le prendió fuego, sin embargo le salió el tiro por la culata, pues Cerebro Negro se avivó y le aplicó un suplex contra la tabla incendiada, para acto seguido escapar y decretar así la victoria de la dupla de IWRG.

Relevos australianos fue el platillo que IWRG sirvió en el encuentro semifinal. Pimpinela Escarlata, Miss Gaviota y Bugambilia del Norte enfrentaron a los Gringos VIP (Hijo del Diablo y Avisman), quienes unieron fuerzas con el Guerrero Negro.

La lucha resultó bastante movida. Pimpinela Escarlata dio cátedra de llaveo y lucha aérea, y su actuación inspiró a Bugambilia y Miss Gaviota, quienes no quisieron ser menos en la batalla.
Por parte de los rudos, Avisman lució bastante al enfrentarse a ras de lona ante Pimpinela, mientras que el Hijo del Diablo hizo valer su experiencia y jerarquía en contra de Bugambilia y Miss Gaviota.

Guerrero Negro y Pimpinela Escarlata se trenzaron en un fuerte duelo que levantó a la gente de sus asientos. A final de cuentas, pudo más la experiencia de Pimpinela, quien se impuso al rudo en la tercera caída en duelo de capitanes, y de pasó llevó a la tercia exótica a la victoria.

Los jóvenes Dinamic Black y Freelance tuvieron una noche difícil pero lograron imponerse en tres caídas a los rudos Magia Negra y Hammer, quien en esta segunda presentación en la arena Naucalpan demostró que tiene los recursos suficientes para merecer la oportunidad de integrarse de lleno al elenco de la arena Naucalpan.

Los técnicos deleitaron en más de una ocasión a los aficionados con vuelos bastante espectaculares.

El cartel lo abrieron Tonatiu y Keshin Black, quienes midieron fuerzas en un mano a mano pactado a una caída. Pese a lo parejo que resultaron las acciones, el triunfo correspondió al técnico Tonatiu.

Sigan los pormenores de las funciones de la arena Naucalpan todos los jueves, en vivo, a través de http://radio.thegladiatores.com

Para ver fotos de la función, entrar a Galería Gladiatores

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>